Sección de Noticias

Envejecimiento Activo

Envejecimiento Activo

Compartimos con ustedes una publicación hecha por SENAMA, el Servicio Nacional del Adulto Mayor, en el cual se explica y promueve el envejecimiento activo para nuestros adultos mayores.

SALUD

Autocuidado

La salud es uno de los mayores bienes que posee el hombre; ésta permite crecer y desarrollarse, cumplir el rol que le corresponde en la familia y en la sociedad, y vivir con plenitud en cualquier etapa de la vida.

La importancia de adoptar hábitos saludables en relación a algunas necesidades básicas del ser humano como son: la nutrición, la actividad física, el reposo – sueño, la salud mental y la higiene personal, debe motivar a las personas mayores, para que asuman en primer lugar la responsabilidad que tienen en el cuidado de su salud, esta participación del adulto mayor en el cuidado de su propia salud es lo que conocemos como el autocuidado, que se define como el conjunto de actividades que realizan las personas, la familia o la comunidad para asegurar, mantener o promover al máximo su potencial de salud.

Alimentación

Los alimentos son usados por el organismo para crecer, producir energía, mantener la actividad, coordinar y regular los procesos orgánicos.

La dieta que requiere una persona de más edad puede ser menor en cantidad, ya que su metabolismo es más abajo, pero en calidad debe ser completa.

  1. La alimentación es relevante en la salud de todas las personas. Los nutrientes que aportan los alimentos nos entregan energía, son necesarios para la reparación de los tejidos, y fortalecer nuestro sistema inmunológico, debiendo tener siempre presente el agua como un nutriente muy importante para nuestra salud.
  2. Una buena alimentación para las personas mayores debe ser variada e incluir las calorías y nutrientes necesarios para mantenerse sano y con el peso adecuado, siendo recomendable una dieta:

– Compuesta por diferentes tipos de alimentos.

– Que incluya frutas y verduras diariamente.

– Baja en  grasas de origen animal.

– Que incluya carnes blancas como ave y pescado.

– Baja en consumo de pan y cereales.

– Que incluya el consumo de leche descremada.

– Disminuida en sal.

– Baja en consumo azúcar.

– Siempre es recomendable tomar abundante agua.

Actividad Física

La actividad física es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS); como una amplia variedad de actividades y movimientos que incluyen las actividades cotidianas o domesticas como subir y bajar escaleras, salir a pasear, jardinear, bailar y realizar ejercicios como el golf, la natación y el ciclismo,  todos en un contexto no competitivo.

La cantidad e intensidad de ejercicio difiere de una persona a otra, lo importante es que, al hacerlo, la persona sienta bienestar, nunca fatiga. Es recomendable que la actividad física de los mayores sea programada y controlada por un profesional con experiencia en geriatría.

En cualquier caso, la práctica regular de actividad física tiene efectos muy positivos sobre la salud.

  1. Mejora el desempeño del corazón.
  2. Disminuye el tejido adiposo (grasa).
  3. Aumenta la fuerza muscular.
  4. Aumenta la densidad ósea.
  5. Mejora la movilidad de las articulaciones.
  6. Mejora la irrigación sanguínea.
  7. Mejora el trabajo respiratorio.
  8. Nos aleja de la depresión.
  9. Nos aleja del estrés.
  10. Nos permite una vida de mejor calidad.

 
Estimulación Cognitiva

Dentro de las habilidades que están en la base del desempeño autónomo y funcional, se encuentran los procesos cognitivos, que son aquellos procesos mentales involucrados en el procesamiento de la información, mediante los que se logra el aprendizaje y la reelaboración de habilidades, conocimientos y valores.

La importancia de los procesos cognitivos radica en que permiten la realización de actividades cotidianas (como conversar, prepararnos una taza de café, manejar dinero) y de tareas más complejas (leer sobre un tema sobre el que tienen poco conocimiento, encontrar la mejor solución a un problema, aprender un instrumento musical).

Debido a cambios asociados al envejecimiento, se comprometen algunos procesos, los estudios referentes a este tema, han permitido determinar que las funciones cognitivas que se van comprometiendo al envejecer, se pueden fortalecer a través de la Estimulación Cognitiva. La estimulación cognitiva tiene como propósito conservar la capacidad intelectual y llevar acabo estrategias que permitan hacer más lento  y compensar los  cambios en el procesamiento mental que se producen con el aumento de edad.

Los programas de estimulación cognitiva organizan actividades de ejercitación o compensación de habilidades, bajo criterios de complejidad progresiva y funcionalidad. Son guiados por un especialista, quien actúa como mediador  o facilitador del logro de las actividades, entregando estrategias que permitan a las personas paulatinamente y cada vez con mayor autonomía- realizar actividades de mayor complejidad.

La finalidad última de la Estimulación Cognitiva es favorecer la participación activa y el desempeño autónomo y funcional de los adultos mayores en las actividades que desempañan normalmente o en otras nuevas que deseen aprender, de manera de impactar positivamente en su calidad de vida.


Actividades Significativas de la Vida

La autoconfianza es característica de las personas que han sabido adaptarse y han tratado de superarse, reconociendo sus logros y debilidades, sin sobre estimarse o sub estimarse.

Una fuente real de felicidad es aprender a disfrutar de lo que la vida nos ofrece cada día, sin detenernos en el pasado y con ilusión y optimismo hacia el futuro.

La vejez exitosa depende de las destrezas, estrategias y experiencias que se han adquirido para enfrentarse a nuevos roles y actividades.

Fuentes:

  1.  Artículo: “Estimulación Cognitiva en la Tercera Edad”, Magíster en Gerontología Social, U3E-Universidad Mayor, 2008.
  2.  Manual del Curso de Especialización: Técnico Especialista en Adultos Mayores, SENAMA-U. Arturo Prat. 2010.